Junta Directiva Inicios Objetivos Miembros Actividades
Revista Prevención Tabaquismo Fumadores / Exfumadores Pregunte Pregunte Enlaces de Interés
Epidemiología
Prevención
Docencia
Investigación
Enfermedades
Tratamiento
Últimas  Noticias
 
Hazte Socio de SEDET
Buscador

Desde Últimas Noticias le ofrecemos una selección comentada de las noticias más relevantes aparecidas en internet sobre todo lo relacionado con el tabaco.

Puede que en ocasiones cuando intente dirigirse al artículo seleccionado aparezca la página principal de la revista o el sumario de la misma, si esto sucede desde allí deberá iniciar la búsqueda.

Un informe de Sanidad revela que en España hay escasez de recursos que faciliten el acceso al tratamiento del tabaquismo.
Jano On-line y agencias, 31 de Marzo de 2004.

Un 70% de los 12 millones de fumadores españoles quiere dejar el tabaco y muchos de ellos recurren a su médico en busca de ayuda para superar la adicción.

Comentario: En España se aprecia una escasez de recursos que faciliten la accesibilidad al tratamiento del tabaquismo, 'por lo que sería necesario potenciar las políticas de asistencia a estas personas', según concluye un informe del Ministerio de Sanidad y Consumo sobre la evaluación de la eficacia, efectividad y coste-efectividad de los distintos abordajes terapéuticos para dejar de fumar, divulgado en el marco del Día de Lucha contra el Tabaquismo de la UE, que se celebra hoy 31 de marzo.
Según el informe, elaborado por la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (AETS) del Instituto de Salud Carlos III, un 70% de los 12 millones de fumadores españoles quiere dejar el tabaco y muchos de ellos recurren a su médico en busca de ayuda para superar la adicción.
'Los fumadores que deseen abandonar este hábito deberían poder acceder al tratamiento más adecuado a sus necesidades y características individuales', según el estudio. En este sentido, habría que dar prioridad a los fumadores con alta dependencia, graves problemas de salud y alto riesgo que no han podido dejar el tabaco, así como a los propios profesionales sanitarios.
El registro sistemático de la condición de fumador en la historia clínica de cada paciente y el consejo médico oportunista para dejar de fumar deben constituir una práctica rutinaria generalizada en el ámbito de Atención Primaria, siendo esta una de las aproximaciones más eficientes. 'Esta intervención protocolizada debe incluirse en la cartera de servicios básicos en AP', concluye la investigación.


El tabaco acelera el deterioro cognitivo.
El Mundo Salud, 22 de Marzo de 2004.

Comentario: Son muchos los motivos para mantener el tabaco alejado de nuestras vidas, pero ahora un estudio nos arroja uno nuevo: el deterioro cognitivo. Los ancianos que fuman desarrollan más rápidamente una demencia que aquellos que no tienen este hábito.
Investigadores de varios países europeos han estudiado, durante un periodo de 2,3 años, los hábitos tabáquicos y las modificaciones en la función cognitiva de un grupo de 9.209 hombres y mujeres sin demencia de 65 o más años.
Lo que se detectó fue que aquellos que nunca habían fumado presentaron un deterioro cognitivo de 0,03 puntos por año. Ese descenso fue de 0,16 puntos anuales entre los fumadorse actuales, cinco veces mayor; mientras que en los participantes que eran ex-fumadores fue de 0,06 puntos.
La explicación a este hecho podría deberse a que el empleo crónico de tabaco produce aterosclerosis e hipertensión. Esto y otros efectos de los cigarrillos, aumentan el riesgo de ictus y pequeños infartos 'silentes' en el cerebro.
En el estudio, publicado en 'Neurology', se observó además que cuanto mayor fue el consumo más grave era el deterioro cognitivo en los ex-fumadores. No obstante, este dato no fue significativo entre las personas que eran en la actualidad fumadoras.
En una escala que mide el estado mental, 30 puntos se corresponden con la mejor función cognitiva. Veinticuatro puntos o menos pueden implicar un estado precoz de demencia. La puntuación media del grupo estudiado fue de 27,4 puntos al inicio de la investigación y de 27,2 después del periodo de seguimiento (2,3 años), siendo los fumadores los responsables de este descenso.


Tabaco, sedentarismo y dieta no saludable constituyen la causa de la mitad de muertes en Estados Unidos
Jano On-line , 10 de Marzo de 2004.

Los CDC publican en "JAMA" una investigación que marca las prioridades en el ámbito de la salud pública en el país, donde el tabaco causa anualmente casi medio millón de defunciones.

Comentario: Casi la mitad de todas las muertes en Estados Unidos puede atribuirse a conductas prevenibles, estando el consumo de tabaco, las dietas no saludables y el sedentarismo implicados en la gran mayoría de esta mortalidad evitable, según se desprende de un estudio publicado en el último número de 'JAMA' por investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).
Los autores destacan que cuantificar los factores de riesgo modificables, que constituyen las principales causas de mortalidad en Estados Unidos, permitirá comprender mejor los efectos y las tendencias recientes, que a su vez marcarán las medidas de prevención adecuadas.
En la investigación se identificaron y cuantificaron las principales causas de muerte en el país, utilizando la base de datos MedLine.
Los resultados muestran que las principales causas en el año 2000 fueron el tabaco (18,1%), la mala dieta en combinación con el sedentarismo (16,6%) y el consumo de alcohol (3,5%). Otras causas con menor relevancia fueron las infecciones, la exposición a agentes tóxicos, los accidentes de tráfico, los incidentes con armas de fuego, la conducta sexual y el consumo de drogas ilegales.


El tabaco aumenta el riesgo de ceguera.
'British Medical Journal'. Simon Kelly, El Mundo Salud , 06 de Marzo de 2004.

Comentario: Pese a la romántica canción 'Smoke get in your eyes', que popularizaron The Platters en los años 50, que el humo se meta en los ojos (tal y como dice este título) no tiene nada de encantador, sino todo lo contrario. Además de las múltiples y consabidas patologías que ocasiona este vicio, los expertos recuerdan ahora otra complicación poco conocida: la pérdida de visión. El tabaquismo es responsable de más del 20% de los casos de ceguera que se producen entre los mayores de 50 años.
Esta advertencia aparece hoy en un editorial del 'British Medical Journal'. Según sus autores, existen evidencias de peso sobre este vínculo: tres grandes estudios (que suman más de 12.000 participantes) han revelado que «más de la cuarta parte de los casos de degeneración macular con ceguera o problemas de visión se deben al cigarrillo».
Así, los fumadores tienen entre tres y cuatro veces más probabilidades de desarrollar degeneración macular senil. Este trastorno afecta a la parte central de la retina, la mácula, con lo que disminuye la agudeza visual y puede acabar en una pérdida irreversible de la visión central. «A modo de comparación: aunque el riesgo asociado con el tabaquismo para el cáncer de pulmón y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica se multiplica por 20 en fumadores, el de cardiopatía isquémica en los varones adictos sólo aumenta 1,6», explican los autores.
Soluciones
De todos modos, también aportan datos tranquilizadores: abandonar el vicio corta este peligro. Los resultados de los tres trabajos citados muestran que el riesgo de los ex fumadores sólo era un poco más elevado que el de las personas que nunca habían tenido esta adicción, «lo que supone que dejar de fumar puede ser una estrategia preventiva eficaz», apuntaba una carta publicada el año pasado en el 'British' y firmada por Simon Kelly, oftalmólogo británico y también uno de los autores del nuevo artículo.
Así las cosas, parece que, además de recordar al fumador que tiene muchas probabilidades de sufrir un tumor pulmonar, hay que amenazarle con que puede quedarse ciego. «Habitualmente, los pacientes atendidos en los servicios oftalmológicos no conocen el vínculo entre el tabaco y la enfermedad ocular. Cuando son advertidos del riesgo, los fumadores a menudo intentan dejarlo, lo que supone que el miedo a la cegera es una convincente razón para dejar este vicio», decía Kelly en la misiva, que, precisamente, recordaba el éxito de una campaña en la televisión australiana y que difundió esta asociación. «Los oftalmólogos dan muy poco peso al abandono del hábito mientras los especialistas en tabaquismo prestan insuficiente atención a la patología ocular. Los riesgos del tabaco para la vista deberían publicitarse más», concluye Kelly.


Las vitaminas no previenen la neumonía en varones fumadores.
Jano On-line, 05 de Marzo de 2004.

Comentario: Los resultados de una investigación realizada por médicos finlandeses de la Universidad de Helsinki, publicada en 'Chest', concluye que los suplementos de vitamina E y betacaroteno no ejercen ningún efecto sobre la incidencia de la neumonía en varones fumadores, si bien parece que la vitamina E puede beneficiar a aquellos que se iniciaron en el hábito a una edad relativamente avanzada.
Según los autores, las citadas vitaminas afectan a varios parámetros de la función inmunológica y pueden influir en la predisposición a las infecciones, pero se han llevado a cabo pocos estudias para corroborar esta hipótesis. Analizaron datos de un estudio que analizó la influencia de estas vitaminas sobre el cáncer de pulmón en cerca de 30.000 varones fumadores, que fueron distribuidos aleatoriamente para recibir suplementos vitamínicos o placebo. Tras el seguimiento de 6 años, los autores del nuevo estudio identificaron 898 casos de hospitalización por neumonía. Sin embargo, ni la vitamina E ni el betacaroteno tuvieron ningún efecto sobre la incidencia de la enfermedad.


Otro problema de salud para el fumador: el tabaco también aumenta el riesgo de ceguera.
Isabel Espiño, El Mundo, 05 de Marzo de 2004.

Comentario: Pese a la romántica canción 'Smoke get in your eyes', que popularizaron The Platters en los años 50, que el humo se meta en los ojos (tal y como dice este título) no tiene nada de encantador, sino todo lo contrario. Además de las múltiples y consabidas patologías que ocasiona este vicio, los expertos recuerdan ahora otra complicación poco conocida: la pérdida de visión. El tabaquismo es responsable de más del 20% de los casos de ceguera que se producen entre los mayores de 50 años. Esta advertencia aparece hoy en un editorial del 'British Medical Journal'. Según sus autores, existen evidencias de peso sobre este vínculo: tres grandes estudios (que suman más de 12.000 participantes) han revelado que «más de la cuarta parte de los casos de degeneración macular con ceguera o problemas de visión se deben al cigarrillo». Así, los fumadores tienen entre tres y cuatro veces más probabilidades de desarrollar degeneración macular senil. Este trastorno afecta a la parte central de la retina, la mácula, con lo que disminuye la agudeza visual y puede acabar en una pérdida irreversible de la visión central. «A modo de comparación: aunque el riesgo asociado con el tabaquismo para el cáncer de pulmón y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica se multiplica por 20 en fumadores, el de cardiopatía isquémica en los varones adictos sólo aumenta 1,6», explican los autores.
Soluciones
De todos modos, también aportan datos tranquilizadores: abandonar el vicio corta este peligro. Los resultados de los tres trabajos citados muestran que el riesgo de los ex fumadores sólo era un poco más elevado que el de las personas que nunca habían tenido esta adicción, «lo que supone que dejar de fumar puede ser una estrategia preventiva eficaz», apuntaba una carta publicada el año pasado en el 'British' y firmada por Simon Kelly, oftalmólogo británico y también uno de los autores del nuevo artículo.
Así las cosas, parece que, además de recordar al fumador que tiene muchas probabilidades de sufrir un tumor pulmonar, hay que advertirle con que puede quedarse ciego.


Gran parte de la reducción de la mortalidad cardíaca observada en el Reino Unido se atribuye al abandono del tabaco.
Doyma, 03 de Marzo de 2004.

Comentario: Dejar de fumar conlleva una significativa disminución del riesgo de muerte por enfermedad coronaria, tal como muestran investigadores británicos de la Universidad de Liverpool.
Explican en 'Circulation' que el abandono del hábito tabáquico representa casi la mitad de la reducción de la mortalidad coronaria registrada en el Reino Unido desde los años setenta. Señalan que las tasas de muerte por cardiopatía isquémica en Inglaterra y Gales han disminuido un 62% entre los varones y un 45% entre las mujeres. Y según su estudio, el 48% de esa reducción puede ser atribuido a las personas que dejaron de fumar. Otro 10% de la reducción se atribuye al descenso de la presión arterial y de los niveles de colesterol.
En conjunto, los cambios observados en los tres factores de riesgo cardiovascular citados han dado lugar a un número de muertes casi 36.000 menor.
Su estudio también apunta que los avances médicos representan un 42% de la reducción de la mortalidad coronaria, y que han prevenido o pospuesto más de 25.000 muertes en el país. No obstante atribuyen a la angioplastia y al bypass coronario sólo un 3,8% de la reducción del número de muertes, una 'contribución pequeña, considerando los grandes recursos financieros y políticos comprometidos para promover la revascularización', señalan los autores.


Las personas agresivas son más propensas a fumar.
Cognitive Brain Research, 01 de Marzo de 2004.

Las personas agresivas u hostiles tienen en su personalidad rasgos genéticos que pueden hacerlas más propensas a la adicción al tabaco, según un estudio que publicó la Universidad de California. Revista: Cognitive Brain Research.

Comentario: Un equipo encabezado por el profesor de psiquiatría Steven Potkin investigó indicios de que las personas que tienen personalidad hostil tienen mayores probabilidades de hacerse adictas y más dificultades para librarse del hábito.
Los científicos indicaron que los análisis de imágenes del cerebro de personas hostiles muestran las mismas variaciones genéticas presentes en los adictos a la nicotina. 'A esto le llamamos una pauta de respuesta del cerebro 'nacido para fumar'', señaló Potkin en un comunicado que publicó la revista Cognitive Brain Research. El equipo de Potkin sometió a un grupo de voluntarios a diferentes pruebas de personalidad estandarizadas y luego los separó en dos contingentes: los que tenían más tendencias agresivas y ansiedad, y los que presentaban un bajo grado de hostilidad.
En los dos grupos había personas que fumaban y personas que no fumaban. A todos los participantes se les dieron parches de nicotina para reducir y eliminar la adicción al tabaquismo, y se les sometió a tomografías cerebrales con emisión de positrón. Los exámenes no mostraron cambios metabólicos en las células cerebrales de los voluntarios del grupo menos hostil, pero según Potkin, la respuesta de las personalidades hostiles fue notoria.
Además, los fumadores hostiles requirieron dosis más altas de nicotina para obtener la misma respuesta que los no fumadores habían obtenido con el parche de nicotina, lo cual indicó que se habían habituado más a la nicotina. 'Estas respuestas cerebrales a la nicotina señalan que si una persona tiene rasgos de personalidad agresiva, probablemente tiene una predisposición a la adicción del tabaco', según Potkin. 'Y esto a su vez puede ayudar a explicar por qué hay personas que nunca sienten el deseo de fumar, o que pueden dejar el hábito con toda facilidad', añadió.


SIN UNA INTERVENCIÓN EFICAZ, LAS MUERTES POR TABACO AUMENTARÁN DRAMÁTICAMENTE EN LOS PRÓXIMOS 50 AÑOS
Acceso.com, 01 de Marzo de 2004.

Comparada con otras intervenciones preventivas, la detección, consejo y tratamiento farmacológico (cuando está indicado) de la dependencia del tabaco a través de los servicios asistenciales, se considera una acción preventiva extremadamente coste-efectiva.

Comentario: La intervención en tabaquismo es varias veces más eficiente que la detección y manejo clínico de la hipercolesterolemia, la hipertensión arterial o el cribado de cáncer de mama Los expertos reunidos hoy en la Fundación Ciencias de la Salud con motivo de la Conferencia sobre 'Tabaco y Salud' han resaltado la importancia del tratamiento del tabaquismo como una intervención eficaz y coste-efectiva, que puede prevenir el aumento dramático de muertes asociadas al hábito tabáquico en los próximos 50 años. Sólamente la bronquitis crónica y el enfisema pulmonar, dos de las 25 enfermedades asociadas al tabaquismo, consumen unos 3.000 millones de euros anuales, el 8% del presupuesto de la sanidad pública.
La conferencia se ha dividido en dos sesiones: La regulación del tabaquismo desde una perspectiva global y partiendo del convenio marco de la OMS, moderada por José Luis de la Serna, subdirector del Diario El Mundo, y la prevención y deshabituación de este hábito en nuestro país, moderada por D. Leopoldo Sánchez-Agudo, jefe de Sº de Neumología del Hospital Carlos III de Madrid.
La primera de estas sesiones, ha sido inaugurada por Dª Carmen Audera como representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS), organismo que en mayo de 2003 aunó los esfuerzos de sus países miembros para firmar un convenio marco contra el tabaco y poder así reducir la mortalidad y enfermedades asociadas a su consumo. 'Es la primera vez -ha destacado esta experta- que la OMS ha ejercido su derecho constitucional para adoptar un tratado internacional y hasta el momento lo han firmado 91 países y nueve lo han ratificado. El convenio entrará en vigor 90 días después de que al menos 40 países lo hayan ratificado y prevé asistencia en el desarrollo de un modelo de legislación nacional, cursos de formación, materiales, etc.'.


 1
 [2014] [2013] [2012] [2011] [2010] [2009] [2008] [2007] [2006] [2005] [2004]
[ subir ]