Junta Directiva Inicios Objetivos Miembros Actividades
Revista Prevención Tabaquismo Fumadores / Exfumadores Pregunte Pregunte Enlaces de Interés
Epidemiología
Prevención
Docencia
Investigación
Enfermedades
Tratamiento
Últimas  Noticias
 
Hazte Socio de SEDET
Buscador

Desde Enfermedades pretendemos darle una información contrastada, basada en investigaciones médicas, que aporta nuevos datos de interés sobre efectos nocivos del tabaquismo.

Puede que en ocasiones cuando intente dirigirse al artículo seleccionado aparezca la página principal de la revista o el sumario de la misma, si esto sucede desde allí deberá iniciar la búsqueda.

Las arrugas del fumador
El Mundo, 29 de Diciembre de 2007.

ENVEJECIMIENTO DE LA PIEL

Comentario: Hace más de 150 años, Samuel Solly, un cirujano británico, ya advirtió de los efectos devastadores del tabaco sobre la piel. Sus pacientes fumadores tenían una apariencia cetrina, la piel arrugada y un rostro demacrado, escribía en 1856 en la revista 'The Lancet'. Desde entonces, numerosos estudios han constatado que el tabaco es un factor casi tan influyente como el sol en el envejecimiento de la piel. Si pasarse con las horas bajo el astro rey multiplica por ocho las arrugas, el tabaquismo triplica la aparición de los surcos de la edad.  Y como una imagen vale más que mil palabras, tres dermatólogos estadounidenses de la Case Western Reserve University han decidido ejemplificar el desgaste del tabaco con el caso de estas gemelas. Estos investigadores se encontraron con estas hermanas en el Día Nacional de Gemelos, un certamen anual que se celebra en Twinsburg (Ohio, EEUU) y donde estos dermatólogos hacen cada año una encuesta sobre enfermedades cutáneas, según cuenta a elmundo.es el dermatólogo Daven N. Doshi, principal firmante del trabajo. Confían en que esta pareja disuada a muchos del vicio. "En dermatología, a menudo se ha puesto en duda [la relación entre este hábito y las arrugas] porque es difícil controlar múltiples variables. En gemelos que están 'genéticamente' contolados y con niveles similares de exposición al sol, podemos hacer una correlación directa entre el avanzado envejecimiento cutáneo y el tabaco, pues parece ser la única diferencia entre las gemelas", resume Doshi. Es decir, estas mujeres, de 52 años, tienen unas características muy parecidas: han pasado gran parte de su vida (entre los 30 y los 50) en la misma ciudad, sus historiales clínicos son menores y similares, ninguna ha padecido enfermedad cutánea... Además, tampoco han pasado mucho tiempo al sol para ponerse morenas y nunca han utilizado rayos UVA. "La clara diferencia entre la gemela uno y dos fue la amplia historia de consumo de tabaco en la primera", explican los autores. Mientras una hermana había consumido tabaco durante años (52,5 paquetes-años, un valor que equivaldría a consumir dos cajetillas diarias durante 26 años o un paquete y medio durante 35), la segunda nunca había fumado. Las consecuencias saltan a la vista. "El cutis de la primera gemela muestra arrugas profundas y extendidas, frecuente lentigo [pecas], hipopigmentación dispersa y una moderada laxitud cutánea", relatan los investigadores. Su envejecimiento facial se calificó como severo (cinco puntos en una escala con un máximo de seis), mientras su gemela recibió un dos (envejecimiento leve o moderado), pues "su grado de envejecimiento facial era significativamente menor que el de su hermana". "Una demostración visual tan obvia de la relación entre el tabaquismo y el envejecimiento prematuro de la piel es valioso en la educación pública


Convivir con padres fumadores aumenta el riesgo de alergias en los niños
Territorio Digital, 26 de Diciembre de 2007.

Comentario: Debido al humo de segunda mano, los chicos evidenciaron niveles elevados de Inmunoglobulina E (IgE), una sustancia que es liberada por el sistema inmunológico cuando la persona se encuentra expuesta a un factor nocivo para la salud. El humo de segunda mano representa un peligro para quienes conviven con fumadores. Éste es uno de los fundamentos de la ley antitabaco que impera en la Ciudad de Buenos Aires y diversas ciudades del interior del país hace más de un año. En la Argentina, las últimas estadísticas afirman que anualmente mueren aproximadamente 40 mil personas como consecuencia de la adicción al cigarrillo. De ellas, alrededor del 15 por ciento -unas seis mil- son fumadores pasivos.Pero más allá de las cifras y la legislación, lo cierto es que los tóxicos que emanan los cigarrillos pueden permanecer durante muchas horas en un mismo ambiente, especialmente cuando se trata de uno cerrado o pequeño. Fumar con chicos en la casa, un riesgo para todos A fin de conocer las consecuencias derivadas de la inhalación involuntaria de sustancias tóxicas, los investigadores del reconocido Instituto Karolinska de Estocolmo, en Suecia, llevaron adelante un estudio que se prolongó por aproximadamente cinco años y cuyas conclusiones forman parte de la publicación especializada Thorax, a partir del cual se estableció que la exposición al humo de segunda mano durante la infancia aumenta el riesgo de alergias en los niños. Mediante la realización de cuestionarios -que los padres llenaron en diversas oportunidades, cuando los más de 2.500 chicos involucrados en la muestra tenían dos meses, uno, dos y cuatro años- y gracias a la recolección de muestras de sangre, los científicos determinaron que ante la presencia de humo de tabaco en el hogar, los niños presentaban niveles elevados, por encima de lo normal, de Inmunoglobulina E (IgE), una sustancia que es liberada por el sistema inmunológico cuando la persona se encuentra expuesta a un factor nocivo. Cabe aclarar que en presencia de un alergeno, el nivel de IgE aumenta como consecuencia de la sensibilidad y se desencadena una serie de procesos liderados por el sistema inmune que provocan los reconocidos síntomas de la alergia. "Cuando una persona fuma, se está exponiendo a sustancias que provocan el deterioro del estado de salud general, al mismo tiempo que se comprometen numerosos órganos y crece el riesgo de desarrollar diversas afecciones. Si la exposición comienza de chicos, es peor porque a medida que el contacto con el humo se vuelve más frecuente, la adicción aumenta", explicó a Pro-Salud News el doctor Alejandro Videla, médico neumonólogo, integrante del Servicio de Neumonología del Departamento de Medicina Interna del Hospital Universitario Austral. En este sentido, vale señalar que todas las afecciones que puede contraer un fumador, entre las que se encuentran además de la alergia, el asma y la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), las complicaciones cardíacas, es posible que también se desarrollen en los fumadores pasivos. "Las personas que están expuestas al humo ajeno son fumadores pasivos y tienen un riesgo muy alto, aunque menor que los activos, de padecer un evento cardiovascular", consignó al respecto el doctor Ricardo Rey, médico cardiólogo, jefe del Servicio de Cardiología Preventiva y Definición Precoz de Ateroesclerosis del Hospital Italiano de Buenos Aires (HIBA). Por su parte, al ser consultado específicamente por los síntomas respiratorios, el doctor Videla, quien también es miembro de la Asociación Argentina de Tabacología, refirió: "si bien la adicción a la nicotina es un factor a tener en cuenta a la hora de evaluar el estado de salud de una persona así como también las causas de una determinada afección, no hay información acerca de si el tabaquismo es un factor que pueda despertar síntomas respiratorios, aunque sí se sabe que presenta una acción muy marcada sobre la aparición de problemas de salud que antes no lo eran. Uno de los ejemplos más claros se da con el asma, enfermedad inflamatoria que puede dar signos o no. Lo que suele suceder es que en un fumador los dé, y en una persona que no fuma no. En los jóvenes, un asma que antes no molestaba, cuando empiezan a fumar, comienza a hacerlo". Cifras de la investigación De las conclusiones de los profesionales del Instituto Karolinska, se desprende que alrededor del 20 por ciento de los padres fumaba tras el nacimiento de su hijo, mientras el cuatro por ciento de los niños resultaba expuesto al humo de segunda mano, como resultado del accionar de ambos progenitores. Además, el 25 por ciento de los niños tenía altos niveles de IgE a los cuatro años, y el 15 por ciento de ellos resultó alérgico a los alérgenos inhalados en el humo de los cigarrillos.


Tabaco y pobreza incentivan el cáncer en el mundo en desarrollo
Reuters, 25 de Diciembre de 2007.

Comentario: Un grupo de expertos señaló que el aumento del consumo de tabaco y de los niveles de pobreza duplicará la cantidad de nuevos casos de cáncer en el mundo en desarrollo, hasta alcanzar los 27 millones en el 2050. El cáncer ya es la segunda causa de muerte a nivel global después de la enfermedad cardíaca y supera al sida, la malaria, la tuberculosis y otras dolencias. Dado que en la actualidad las personas viven más y adoptan malos hábitos, como fumar, los casos de cáncer aumentarán, dijo la doctora Nancy Davidson, de la Johns Hopkins University en Baltimore. "Esto representa un 10 por ciento de las muertes," dijo Davidson, quien preside la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica. La experta mencionó el informe difundido esta semana por la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer, que indicó que este año morirán 7,6 millones de personas por la enfermedad, 5 millones de ellas de países en desarrollo. Las estadísticas contradicen la idea de que el cáncer es una dolencia fundamentalmente de los países ricos. Además, las muertes por la condición disminuyeron en Estados Unidos más de un 2 por ciento entre el 2002 y el 2004. "Se diagnosticarán 12 millones de nuevos casos de cáncer en todo el mundo en el 2007. En el 2050, esa cifra crecerá más del doble, a 27 millones, aún si las tasas se mantienen estables," dijo en una conferencia telefónica la doctora Lynn Ries, del Instituto Nacional del Cáncer. De la totalidad de casos de 2007, 5,4 millones se producirán en naciones económicamente desarrolladas y 6,7 millones en los países en desarrollo


El 40% de los fumadores son enfermos mentales
OZU Revista de Prensa, 13 de Diciembre de 2007.

Según el informe elaborado por la consultora australiana Access Economics, casi un millón trescientos mil australianos con algún tipo de afección mental son fumadores, en lo que al año les supone un gasto de 33 billones de dólares australianos.

Comentario: Este es un dato que preocupa a las autoridades australianas. Los expertos protestan porque dicen que no se hace lo suficiente para evitar que muchas personas sucumban a la tentación del tabaco, por lo que ruegan a esas preocupadas autoridades que intenten modificar los hábitos fumadores de muchos. “Fumar es un cargo físico y económico para la gente mentalmente enferma que suele desconocerlo. Las compañías saben el estado mental de muchas personas, y aprovechan esta debilidad para lanzar campañas que aumentan la adicción”, cuenta la encargada del informe, Barbara Hocking. Esta también enlaza en este momento con el dato más significativo del estudio: más del 39 por ciento de los fumadores padecen algú tipo de enfermedad mental, y estos suponen el 42 por ciento de las ventas anuales en Australia. Un dato, que según los responsables del proyecto, se puede extrapolar...


- Los fumadores tienen un 44% más de riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, según estudio
EUROPA PRESS, 12 de Diciembre de 2007.

Comentario: Una revisión de estudios realizada por investigadores de la Universidad de Lausana en Suiza indica que las personas que fuman tienen un 44 por ciento más de riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en comparación con los no fumadores. Los resultados de la investigación se publican en la revista 'Journal of the American Medical Association' (JAMA). Los investigadores explican que varios estudios han examinado la asociación entre tabaquismo y la incidencia de anomalías de la glucosa y han sugerido que fumar podría estar asociado con la intolerancia a la glucosa, anomalías en la glucosa rápida y diabetes tipo 2, lo que podría convertir al tabaquismo en un factor de riesgo para la diabetes tipo 2. Sin embargo, no se han evaluado las características clínicas y de calidad de estos estudios. Los científicos realizaron una revisión sistemática y un metaanálisis de estudios que describen la asociación entre el tabaquismo y la incidencia de la diabetes o de otras irregularidades en el metabolismo de la glucosa. En este trabajo se identificaron 25 estudios publicados entre 1992 y 2006. El número de participantes por estudio iba de 630 a casi 709.827, con un total de 1,2 millones de personas incluidas, entre los que se produjeron 45.844 nuevos casos durante periodos de seguimiento que iban desde los 5 a los 30 años. Los resultados mostraron que los fumadores activos tienen un 44 por ciento más de riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en comparación con los no fumadores. Análisis posteriores sugerían que existía una relación en función de la dosis entre tabaquismo y diabetes. Así, la asociación más fuerte se produjo entre quienes fumaban más, en los que un consumo de 20 o más cigarrillos al día se correspondía con un 61 por ciento más de riesgo, en comparación con los que fumaban menos, en los que el incremento del riesgo era del 29 por ciento. Los exfumadores también tenían un 23 por ciento más de riesgo de padecer la enfermedad.
 


Calvicie y Tabaquismo
El Mundo, 05 de Diciembre de 2007.

Comentario: Si cuenta con antecedentes familiares de alopecia y si, además de eso, es fumador, un nuevo estudio le recomienda prestar especial atención a su pelo. Tras analizar a 740 hombres del condado de Tainan, los expertos de la Universidad Nacional de Taiwan concluyen que los genes y la adicción al tabaco están claramente relacionados con el riesgo de calvicie. La alopecia androgenética tiene un fuerte factor hereditario y es el tipo más común de calvicie entre los hombres. Pero, además de los genes, este trastorno suele relacionarse con determinados factores ambientales, como puede ser el tabaquismo. Por este motivo, además de conocer la incidencia de este trastorno en las personas asiáticas y compararla con la de otras razas, los investigadores taiwaneses decidieron analizar cómo puede influir el mencionado hábito tóxico en la pérdida de pelo.
Calvicie prematuraUna de las principales conclusiones del trabajo, realizado con participantes de edades comprendidas entre los 40 y los 91 años, muestra que los hombres con alopecia en edades tempranas la desarrollaron con mayor severidad. 'Desde el punto de vista clínico, esto sugiere que los pacientes con calvicie prematura deberían recibir ayuda pronto para prevenir su empeoramiento', indica el documento publicado en 'Archives of Dermatology'. Los resultados obtenidos muestran que los antecedentes familiares son especialmente determinantes cuando son de primer grado (padres), aunque también influyen los de segundo grado (abuelos). La herencia por parte de la madre no resultó determinante. La investigación también señala que el riesgo de padecer calvicie aumenta con el paso de la edad y que las personas asiáticas tienen menos probabilidad de padecer alopecia que los sujetos de raza blanca.
Tabaquismo y calviciePor otro lado, en los adultos con antecedentes familiares de alopecia, el consumo de tabaco se relacionó con el incremento de las posibilidades de quedarse calvo. Aunque los especialistas barajan distintas razones para este efecto dañino de los cigarrillos, no muestran la explicación definitiva. 'El tipo de consumo, la cantidad actual de cigarrillos que se fuma y la intensidad del hábito desempeñan papeles importantes en el desarrollo de la alopecia androgenética moderada o severa', escriben los autores. China es el mayor consumidor de cigarrillos del mundo, con 350 millones de fumadores, y uno de sus principales fabricantes. Según datos de 2007, proporcionados por el Ministerio de Salud, un millón de chinos muere al año por enfermedades causadas por el tabaco


Cáncer de pulmón: la mujer casi se iguala al varón
Correp Farmaceutico, 05 de Diciembre de 2007.

Comentario: Hace quince años, el cáncer de pulmón afectaba a 9 hombres por cada mujer, mientras que actualmente esta prevalencia es de 6 hombres por cada 4 mujeres. Así lo afirmó Javier López-Pujol, jefe de la Unidad de Patología Torácica del Hospital Internacional Xanit, de Málaga, en el 28º Curso Multidisciplinario de Oncología que se celebrado en Málaga. La consecuencia de que la prevalencia en mujeres haya aumentado significativamente durante los últimos años es su incorporación al hábito tabáquico, principal factor de riesgo de este tipo de cáncer. .


Los hijos de gestantes fumadoras tardan entre tres y seis años en alcanzar los parámetros de crecimiento de los de las no fumadoras
Evid Pediatr. 2007;3:95., 03 de Diciembre de 2007.

Comentario: Objetivo: investigar el crecimiento en los primeros seis años de vida de los hijos de gestantes fumadoras. Diseño: estudio de casos y controles de casos incidentes, seguidos anualmente desde el nacimiento hasta los seis años de edad. Emplazamiento: departamento de Pediatría de un Hospital Universitario (Grecia). Población de estudio: doscientos cuatro recién nacidos a término (RNT) de madres fumadoras y 204 RNT de madres no fumadoras iniciaron el estudio desde 1996. Todos los niños eran de descendencia griega, sin complicaciones en el parto ni portadores de malformaciones. La muestra final fue de 100 casos, en parte por la exclusión de madres consumidoras de alcohol, sustancias ilícitas o discontinuidad en el hábito de fumar, y en parte por pérdidas durante el seguimiento. Los casos fueron apareados desde el comienzo (1 a 1) de acuerdo a: edad de la madre, nivel de educación alcanzado, talla de ambos padres, edad gestacional y sexo. El protocolo de estudio fue aprobado por el comité de ética del hospital y los padres firmaron un consentimiento informado. Factor de estudio: crecimiento estimado como peso (P), índice de masa corporal (IMC), talla (T) y perímetro cefálico (PC) medidos de manera longitudinal y prospectiva. Medición del resultado: las variables de resultado fueron: P en kilogramos (kg), T en centímetros (cm), IMC en kg/cm2 y PC en cm y se registraron anualmente según el factor intrasujeto (edad del niño en años). El factor entre grupos fue el hábito de fumar durante la segunda mitad de la gestación clasificado como: gestantes fumadoras activas (FA), fumadoras pasivas (si sus maridos fumaban) o no fumadoras (NF). Las variables de ajuste fueron: número de cigarrillos/ día (C/D) (menos de 15 o ≥ 15 [FA15]), edad materna, edad gestacional, paridad, test de Apgar, talla de los padres, máxima escolaridad alcanzada, sexo del RNT. Se registró el tipo de alimentación del lactante (leche materna o de fórmula). El análisis estadístico incluyó comparación de diferencias de medias (DM), análisis de la varianza (ANOVA) para el univariado y el ajuste por ANOVA multivariado. También se calculó la correlación entre número de C/D con las variables de crecimiento del hijo.
Resultados principales: los 200 niños que fueron seguidos durante los primeros seis años de vida no difirieron significativamente de los 408 niños que fueron inicialmente incluidos en el estudio. El 46% fueron varones en ambos grupos y, con excepción de la paridad, no hubo diferencias en la composición demográfica entre casos y controles. Hubo un 50% de pérdidas en el seguimiento, aunque no existieron diferencias en cuanto a las características demográficas entre los sujetos perdidos y los que permanecieron en el estudio. Las diferencias estadísticamente significativas entre NF y FA15 para P se mantuvieron hasta el segundo año: 13,07 kg versus 12,28 kg; (diferencia absoluta de medias [DA]: 0,79; p = 0,004). Para T las diferencias se observaron hasta el quinto año: 113,4 versus 111,2 cm (DA: 2,2; p = 0,012); y al sexto año se mantuvo al límite de la significación con una DA = 1,9 cm; la mayor diferencia se constató a los dos años: 90,8 cm versus 87,4 cm. Para el IMC sólo se detectaron diferencias al nacimiento. El PC varió significativamente hasta el segundo año de vida: 49,0 cm vs. 48,4 cm; p = 0,054. La T fue afectada significativamente en el análisis multivariado por las covariables: madres con bajo nivel de educación, multiparidad, baja talla materna o paterna. El crecimiento no se vio afectado ni en las madres ni en los niños fumadores pasivos, ni por leche materna o de fórmula. Las DM durante el seguimiento de acuerdo a C/D fueron significativas sólo para la T en FA15. La correlación entre C/D y crecimiento fue negativa y se mantuvo significativa hasta el primer año para IMC, el tercer año para PC, el cuarto año para P y el sexto año para TA. Conclusión: las mediciones de los parámetros de crecimiento anual en los hijos de gestantes fumadoras mostraron que el retraso del aumento del P y del PC se corrigió en el tercer año de vida. El retraso en el crecimiento en T persistió durante un período más largo y su mayor desviación de la normalidad se observó a la edad de 2 años. El tabaquismo materno durante el embarazo no parece tener un efecto permanente sobre el crecimiento.


El tabaquismo pasivo es responsable de más de 3.000 muertes al año
Sur, 03 de Diciembre de 2007.

Las enfermedades asociadas al consumo de tabaco cuestan a la sanidad pública 3.600 millones de euros anuales En cuatro años estará lista la vacuna para dejar de fumar

Comentario: El tabaco no es sólo dañino para la salud del fumador, sino que el humo del tabaco constituye un riesgo real para las personas que no fuman y no existe ningún sistema de ventilación que elimine dicho riesgo. La Ley Antitabaco ha supuesto una reducción de la exposición al humo ambiental importante. Sin embargo, no es suficiente. La disminución en los lugares de trabajo es de un 58 por ciento, mientras que en los lugares de ocio es tan sólo de un 16 por ciento. Se estima que el tabaquismo pasivo es responsable de unas 3.000 muertes cada año en España, y es que el impacto del humo de tabaco sobre la mortalidad humana es el doble del provocado por todos los demás contaminantes ambientales reconocidos y regulados. El riesgo de padecer cáncer de pulmón es entre el 20 y el 30 por ciento más elevado para quienes conviven con fumadores; la exposición al humo de tabaco incrementa en un 30 por ciento el riesgo de cardiopatía isquémica y, además, se asocia a un mayor riesgo de padecer accidentes cerebrovasculares, infartos, asma y enfermedad respiratoria crónica.
Gastos
El tratamiento de estas enfermedades asociadas al consumo de tabaco provoca al Sistema Nacional de Salud unos costes directos de 3.600 millones de euros anuales. El gasto supone el 13,45 por ciento del presupuesto sanitario total, según el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT). Además, el impacto de esta droga legal en la economía, duplica su coste médico. A las empresas españolas, el tabaquismo de sus trabajadores les cuesta unos 1.500 euros por empleados en bajas. La cifra final alcanza los 7.000 millones de euros. No hay que olvidar que la mitad de los fumadores españoles muere por causas asociadas al tabaco, que es la primera causa de muerte prematura y que todos ellos pierden 10 años de media de vida.
Parece que dentro de unos años será más llevadero el abandono del hábito de fumar. La vacuna del tabaco ha entrado en su fase final de pruebas, tras conseguir resultados satisfactorios en más de 300 individuos. Esta vacuna hace que la nicotina permanezca en el torrente sanguíneo sin llegar a cerebro, por lo que no se disparan los mecanismos cerebrales de la adicción, por lo que las personas pierden interés por fumar.



 1
 [2014] [2013] [2012] [2011] [2010] [2009] [2008] [2007] [2006] [2005] [2004]
[ subir ]